• Sophia Howard

Testify

Mi hija mayor tiene una personalidad contagiosa. A lo largo de sus siete años, la he visto hacer amigos rápida y fácilmente dondequiera que estemos, mientras otros niños parecen gravitar hacia su amable apertura. Lo mismo sucedió durante su año de jardín de infancia en la escuela. Siempre que volvía a casa, le preguntaba quiénes eran sus amigos, a lo que solía responder: "todos en mi clase, mami". Permaneció así durante la mayor parte del año. Sin embargo, aproximadamente a la mitad comenzó a volver a casa quejándose constantemente de una chica que siempre la despreciaba y trataba de dejarla fuera de los juegos.


Después de escuchar esto durante unos días, el Señor me llevó a orar con mi hija por esta niña. Le pedimos a Dios que cambiara su corazón y les diera paso para que fueran amigos. ¿No sabrías que en tres días esa niña estaba defendiendo a Savanna cuando pensó que otros la estaban molestando y se convirtió en una amiga con la que jugaría constantemente? El Señor escuchó la oración de una niña de cinco años y su mamá, marcando así la primera de muchas respuestas a la oración en la vida de mi hija y su historia con Dios. Celebramos y discutimos cómo Dios respondió a su oración.


Puede parecer simple, pero ¿no es esa la razón por la que oramos porque DIOS ESCUCHA Y RESPONDE? Debido a que Cristo derribó “el muro divisorio de hostilidad” (Efesios 2: 14, NVI) entre nosotros y Dios, podemos acercarnos valientemente ante Su trono de gracia.

El Salmo 116: 2 dice: "Porque él se inclina para escuchar, ¡oraré mientras tenga aliento!" (NLT). ¡Aleluya! Su amable atención me atrae y me devuelve una y otra vez.


Quiero ser bueno señalando respuestas a las oraciones en la vida de mis hijos, para que el Señor las use para encender la fe en ellos. Anhelo que ellos y la próxima generación conozcan la oración no solo como un deber religioso, sino como nuestro mayor privilegio como hijos de Dios. Testifiquemos de la bondad de Dios ante nuestros hijos para que ellos a su vez puedan “… venir y proclamar su justicia a un pueblo que aún no ha nacido, que él lo ha hecho” (Salmo 22:31, ESV).

23 views0 comments

Recent Posts

See All

Testify